Hoy se estrena Moriu-vos en el TNC, una obra de Cultura y Conflicte

  • Moriu-vos se estrenó el 10 de noviembre en el festival Temporada Alta, en una única función, y del 17 de noviembre al 11 de diciembre se podrá ver en la Sala Pequeña del TNC.
  • Coincidiendo con las funciones del TNC, en el vestíbulo de la Sala Pequeña habrá una instalación fotográfica a cargo de Oriol Casanovas Puigjané y de Marta Garcia Cardellach.

 

Tras el éxito del proyecto Encara hi ha algú al bosc, Cultura y Conflicto vuelve al Teatre Nacional de Catalunya con Moriu-vos.  La obra, con dramaturgia de Anna Maria Ricart Codina y con dirección de Joan Arqué, reivindica una vejez digna, reflexiona sobre el edadismo y cuestiona qué relación tiene la sociedad actual con las personas mayores.  Moriu-vos se podrá ver del 17 de noviembre al 11 de diciembre en la Sala Pequeña del TNC y cuenta con las interpretaciones de: Imma Bofarull, Montse Bofarull, Oriol Genís, Arthur Rosenfeld, Magda Puig, Erol Ileri, Piero Steiner / Enric Ases. Mientras el espectáculo está en cartel en el TNC, en el vestíbulo de la Sala Pequeña habrá una exposición fotográfica a cargo de Oriol Casanovas Puigjané y de Marta Garcia Cardellach. La mirada artística de estos dos fotógrafos se adentra en los problemas que enfrenta la sociedad contemporánea hacia las personas viejas, así como su papel indispensable dentro de las sociedades y las familias. Más información
aquí.

La Virgen María piensa que la especie humana colapsará pronto si no hacemos nada emocionalmente inteligente. El Imma charrupa la sopa con fruición; está a punto de recibir una visita inesperada. El Oriol no sabe que hoy es el último día que podrá mirar las obras como un jubilado cualquiera. La Montse ya no puede bailar desde que vive bajo el agua. Y la Mochi… ¡ay la Mochi! Queremos llegar a los cien años pero, ¿quién habrá que nos cuide y nos dé un trato digno, respetando nuestra libertad? ¿Era eso, el progreso?

“Se trataba de un triunfo sin paliativos. De una victoria de la vida sobre la propia vida. Vivir y envejecer con dignidad. Y pues… ¿Qué ha pasado?

Apartamos la mirada de todo aquello que no sea plenitud productiva o reproductiva. Un trato edadista, discriminatorio, que viene dado por el envejecimiento de un cuerpo. Un colapso del humanismo que dábamos por hecho. Una especie de bala que nos disparamos ahora, para que impacte de lleno en todos nosotros de aquí a unos años. Este colapso pone en estado de alerta los sentidos atávicos que teníamos desterrados a los rincones más altos de la estantería de casa los abuelos. Una especie de miedo de nosotros mismos que nos hace trabajar en la búsqueda ingenua de sentido. Ejercitando la memoria del cuerpo. Razonando con la tensión de nuestros músculos, la mirada fija y el gesto que une: instinto de supervivencia y caos. Escribiendo sobre aquellos que éramos. Mirando de restaurar el orden primero de todas las cosas. De cuando tan solo éramos personas.”

Más información y entradas